martes, 26 de julio de 2011

Logoterapia en la AMEH

La vida tiene sentido bajo cualquier circunstancia y cada uno tenemos la capacidad y el deber de encontrarlo.” Víctor Frankl


La Junta de Apoyo del día 19 de julio fue brindada por la amiga entrañable de la Asociación Mexicana de la Enfermedad de Huntington, María Antonieta Sunderland. La maestra, quien se encuentra realizando una investigación con respecto a la logoterapia y la Enfermedad de Huntington, nos brindó durante una hora los conceptos fundamentales para reconocer este tipo de terapia que, según dijo la maestra Sunderland, es la tercer escuela psicológica más importante.

Víctor Frankl es el iniciador de la logoterapia, que es recuperar el camino de la vida ante la pérdida de sentido. Vivía en Europa al inicio de la Segunda Guerra Mundial, se ve puesto en una disyuntiva: salir para los Estados Unidos y salvarse pero dejar a su familia atrás o quedarse y luchar al nazismo pero al lado de su familia. 

.

La escuela psicológica de Frankl surge posteriormente a la guerra, debido a la conjunción de dos elementos: la experiencia colectiva extrema para el ser humano que es la guerra junto a la experiencia individual como médico que Frankl previamente tenía. Ambos elementos descubrieron para él cómo en la vida del ser humano ha sido trastocado el sentido de las cosas.

Toma “logos” del alemán que significa sentido; por ello, es la terapia del sentido. La escuela de Frankl se funda en el análisis transacional, que identifica al ser humano como singular, finito y digno. Estas tres cualidades no se pueden perder ya que son intrínsecas a cada persona, no importando el contexto en que la vida se desarrolle. Por ello, el ser humano debe aprender a vivir el presente, contando con la fortaleza de las tres cualidades.

La logoterapia es un método de tratamiento a la parte espiritual del ser humano. Se desarrolla a través del diálogo abierto entre el terapeuta y el paciente: ambos aprenden. La libertad es la expresión, mientras que la dignidad es la construcción con que se erige.

La logoterapia, al enfocarse en los momentos de transición del ser humano, aborda el concepto de “crisis” para enfrentarlo y superarlo. Establece que las crisis son reales, son inevitables y componen momentos de la vida del individuo. Esta terapia se aboca en demostrarle a cada persona cómo lidiar las crisis al comprender que la vida continúa, evitando de esta manera la desesperanza.

Como las crisis son momentos inevitables, ellas representan sufrimiento, que es sacrificio. Sin embargo, cuando un ser humano supera la crisis, madura y aprende de sí mismo. Por eso, tiene el compromiso por encontrar el sentido de la vida en él mismo.


Las áreas de la logoterapia son:

         1) Los tres valores: creación, actitud y experiencia. La creación se encuentra en lo cotidiano, en las actividades que desarrollamos todos los días y la forma en que lo hacemos: brindarle a los demás herramientas de desarrollo. Por ejemplo, un enfermo de Huntington se sentirá impotente por formar parte de la vida, sin embargo, si se le da una tarea o se establece un diálogo con él, se sentirá importante, que su vida tiene todavía sentido en la sociedad. El segundo es la actitud, que representa cómo nos acercaremos a los pacientes, es el “hacer” ante la vida. Lo que se busca es encontrar el sentido al sufrimiento para transformar una tragedia personal en un triunfo. Por último es la experiencia, que representa el conocimiento adquirido y el “saber” que para ayudar también hay que saber recibir, y qué se hace con lo recibido.

         2) La triada trágica: son las actitudes que todo ser humano experimenta, por lo que no se puede evitarlos, sin embargo, sí se tiene la capacidad de superarlos y aprender de ellos. El primero es el sufrimiento/dolor, que es indudable que durante la vida surjan; el segundo es la culpa, que proviene de un acto que creemos no hicimos bien, cuando su contrario es la responsabilidad a tomar acciones; por último, el tercero es la muerte, ante la cual aprendemos a darle sentido como la parte de un todo.

         3) Búsqueda de sentido: durante nuestra vida nos encontramos tanto con los tres valores ya nombrados como con la triada trágica. Así, la psicología de Frankl se centra en cómo darle sentido a cada actitud y acciones resultante del transcurso de nuestra vida. Su principal argumento se basa en saber que cada acto tiene un significado que nos permite transformarlo en algo útil a pesar que nos parezca tediosa la rutina que vivimos.

.

Así, cuando se le da sentido a los actos que nos acontecen es cuando se comienza a autotrascender. La autotrascendencia significa encontrar los significados profundos de cada pensamiento o acto que se encuentra enmarcado en el contexto de la vida social; al momento de profundizar en ellos la comprensión de nuestra vida como transitoria nos permite combatir la triada trágica con mayores herramientas.

La autotrascendenca es inherente al ser humano, todos la hacemos. Entonces la pregunta es: ¿los actos los hacemos para bien o para mal? Los actos son quienes a final de cuentas le dan sentido a nuestra vida, por lo tanto, deben estar encaminados a solventar los problemas sociales. Y la única manera de transmitirlos es el diálogo: se tiene que pensar que la muerte no elimina a la persona, ya que al recordarlo se lo trasciende.

Por último, la maestra Sunderland se abocó a hablar del concepto de autodistanciamiento, que significa ver desde afuera la problemática para tener otra perspectiva. Se busca relacionarse con el “otro”, aquel que tenemos enfrente para enfocar toda la energía en su problema, de esta manera, nosotros estaremos alejándonos de nuestra problemática, dando el suficiente espacio para reflexionar sobre ambos.

Al terminar la sesión, la maestra Sunderland recordó puntualmente: ante todos los obstáculos que se nos presenten hay que darles la vuelta a través del humor, que siempre nos sirve para salir adelante.

Agradecemos a los asistentes a la Junta de Apoyo y a la ponente de este día.
¡Los esperamos el próximo mes para que nos acompañen en las pláticas en la AMEH!

viernes, 22 de julio de 2011

Germinar en la Enfermedad de Huntington



En la Asociación Mexicana de la Enfermedad de Huntington los pacientes florecen de amistad y solidaridad como naturaleza ante el sol. Con ayuda de las terapias y el ambiente sociable de la AMEH, cada uno de nuestros pacientes forja su camino en el aire y el tiempo, como individuales y diferentes son los germinados de frijol. 

Únicos. 

Cada paciente que pasa por la AMEH tiene acciones, palabras y recuerdos de sus compañeros que les provocan risas y sonrisas en la mente. Aquí combatimos la Enfermedad de Huntington, que universalmente es conocida como "una enfermedad del cuerpo y la mente". En cada uno de los germinados que a continuación presentamos es posible identificar la lucha de los pacientes en su mente y en su cuerpo: 

¡Hagamos germinar su lucha!

Agradecemos a nuestra terapeuta Gaby Oseguera por guiar a los pacientes en la actividad.

  
.

.

.


.

.

.




.




miércoles, 20 de julio de 2011

El cuidado dental en la Enfermedad de Huntington



El CUIDADO DENTAL

La dentadura de los enfermos de Huntington no es por naturaleza   diferente, ni peores que las de otros  individuos pero,  a pesar de ello, a la hora de la verdad, dichos enfermos presentan muchos más problemas. Además,  para los dentistas, el tratamiento de estos enfermos puede acarrear varios problemas; ya que se enfrentan con personas que, a pesar de que necesitan un elevado número de empastes bucales, son incapaces de abrir la boca o permanecer sentados de manera apropiada. También pueden presentarse dificultades financieras, de transporte, de acceso a los consultorios o de apatía o disgusto por parte del enfermo o los familiares. Todos estos factores contribuyen a que el tratamiento dental sea poco efectivo.

Generalmente, cuando los pacientes presentan problemas tan  importantes el dentista suele aconsejar que se saquen todas las piezas para colocar una dentadura postiza, pero, en el caso de los enfermos de Huntington, esta solución es el comienzo de nuevas dificultades. En principio, una dentadura postiza permanece en su sitio por succión, aunque también tiene mucha importancia la tensión de los músculos faciales que la sujetan en su lugar. La actividad de dichos músculos es un reflejo automático. En los enfermos de Huntington esta musculatura  se encuentra desequilibrada y con los movimientos involuntarios es fácil que puedan sacar la dentadura de su lugar de manera espontánea y por desgracia demasiado frecuente. Para estas personas la hora de la comida se transforma en algo demasiado complicado, poco apetecible y  lento debido a sus dificultades para tragar. Por otro lado para los enfermos que no se coloquen la dentadura se aproxima un período de pérdidas de la propia estima debido al desagradable cambio que se va a producir en su rostro, sus labios perderán su soporte y sus  pómulos se hundirán. 

Ante la pérdida de piezas bucales la mejor solución es la de los implantes. Es una técnica cara pero que cuenta con muchos beneficios pues al contrario de lo que ocurre con las dentaduras postizas el enfermo mantendrá la misma eficacia que con sus piezas propias lo que aumentará su calidad de vida. 

PROBLEMAS ESPECÍFICOS Y SUS CAUSAS  

Las razones que dan lugar a dichas dificultades  tienen dos caras; por un lado la falta de habilidad del enfermo para utilizar el cepillo y el hilo dental de forma apropiada, y por otro la abundancia de azúcar en su dieta. El azúcar procedente de la comida daña, en gran manera, la buena salud de la placa dental produciendo  su posterior destrucción cuando las bacterias bucales lo transforman en ácido. Se sabe que existe un período, que varía de una persona a otra, durante el cual se puede proteger a las piezas dentales del ataque del ácido (por ejemplo tomando minerales después de cada comida) pero si no se hace nada durante unos días, el ácido penetra en las piezas dentales produciendo su destrucción. Por tanto, el hecho de que los enfermos de Huntington necesiten una dieta rica en azúcar unido a su falta de habilidad para mantener limpios sus dientes, da lugar a  la destrucción de piezas bucales que, de  ordinario, permanecen sanas. Además las frecuentes infecciones dañan las encías y los ligamentos que sujetan los dientes al hueso provocando, con el tiempo, la caída de los mismos.

PREVENCIÓN DE ENFERMEDADES  DENTALES EN LOS PACIENTES DE HUNTINGTON

Hay que tener en cuenta que nos enfrentamos con un caso especial dentro del cuidado preventivo de la población en general. Para empezar los  enfermos y sus cuidadores deben entender la importancia de evitar la caída de los dientes para elevar la calidad de vida del enfermo. La prevención es pues muy aconsejada para aquellos que están en riesgo de padecer la enfermedad, así conseguiremos mantener las piezas dentales en las mejores condiciones antes de que la enfermedad llegue a sus fases más graves. Cuando esto suceda y, ya que el paciente no es capaz de preocuparse por su salud dental es el cuidador quien deber tomar la iniciativa de hacerlo.

LAS ENCÍAS, CUIDADOS PREVENTIVOS

Si conseguimos mantener nuestras encías libres de sarro e irritaciones producidas por las bacterias, consolidaremos su estado saludable. Tendremos que recurrir al cepillo de dientes y al hilo dental, utilizándola con un movimiento de barrido a lo largo de la superficie que no alcanza el cepillo, para lograr una limpieza efectiva.

En el caso de los enfermos de Huntington no existirán problemas en las primeras etapas pero cuando la enfermedad avance, los cuidadores o familiares deberán ocuparse de dicha tarea diariamente. Sería beneficioso utilizar un cepillo dental eléctrico y de buena calidad, tan pronto como sea posible, para desarrollar de esa manera, hábitos de limpieza que luego permanecerán durante el desarrollo de la enfermedad. La acción de masaje que produce dicho cepillo sobre las encías también aporta sus beneficios.

EVITAR LA CAÍDA DE LAS PIEZAS DENTALES

Dieta. Cualquier tipo de comida contiene suficiente azúcar como para provocar la caída de los dientes, sin embargo existen algunas que, además aportan factores de protección de los mismos. Citando al profesor Elsdon Sorey: ”Al analizar un alimento tan natural como la leche, hemos descubierto que, no  solo es un buen protector contra el ácido producido en la placa dental, sino que además tiene el poder de aportar minerales que forman una película protectora en el esmalte dental, por lo tanto a la hora de seleccionar alimentos debemos potenciar el consumo de  los productos fabricados con leche, los productos integrales y las comidas sin refinar. Todos ellos producirán importantes beneficios en nuestros cuerpos.”

Higiene dental. Debemos poner atención en que el enfermo utilice el  cepillo y el hilo dental de manera apropiada, ofreciéndole nuestra ayuda, especialmente si la pasta dental contiene flúor.

El descanso. La saliva fluye mucho menos durante las horas de sueño provocando
digestiones lentas. Por ello es mejor que el enfermo tome la cena un par de horas antes de irse a la cama.

Tratamientos con flúor. Al elegir una pasta de dientes será  mejor que seleccionemos una que contenga una parte elevada de flúor. También es aconsejable que el enfermo se haga un lavado de boca semanal con flúor, bien por sí mismo o acudiendo a un centro adecuado o que  se haga un chequeo cada seis meses en el cual podrá solicitar a su dentista que use una solución de lavado bucal que contenga más flúor.

Acudir a un especialista. El dentista  puede limpiar los dientes para prevenir las infecciones en las encías, aplicar flúor para fortalecer sus dientes y detectar caries cuando aparezcan. Además, podrá utilizar para sus empastes materiales que incrementarán la resistencia de las piezas dentales. Al empastar podrían elegir diseños que alargaran la vida de las piezas sustituidas.

Recuerde que lo mejor es prevenir la caída de las piezas bucales y eso se conseguirá con una higiene adecuada. Si el enfermo ya no es capaz de mantener por sí mismo esta higiene deberá ser usted quien tome las riendas. Con una boca sana y en perfectas condiciones el enfermo podrá afrontar mejor la difícil tarea de la masticación y deglución ya de por sí problemáticas en la Enfermedad de  Huntington.

Fuente: Cuidando al enfermo de Huntington. Una guía básica, publicado por Asociación Corea de Huntington Española (ACHE)

La repentina visita de la AMEH al Centro Histórico del DF



 El lunes 18 de julio amenzaba lluvia. Los pacientes de la AMEH y sus cuidadores dudaban si salir a la excursión semanal porque no sabían con qué se encontrarían: las inundaciones en la ciudad, el tráfico paralizante o la lluvia que cala en los huesos. 

Después del desayuno y una vez que el cielo aclaró, se tómo la decisión de visitar Palacio Nacional. No sabían todavía lo que les esperaba. 

En camino y ya cercanos al Centro, una manifestación cortó repentinamente su trayecto. Los pacientes de la AMEH prácticamente recorrieron, desde las ventanas de la minivan, dos cuadras hombro a hombro con los manifestantes. La guardia nacional, como ratón en madriguera, se acuarteló frente a Palacio Nacional para evitar que los manifestantes se acercaran. Ahí quedó la esperanza de los pacientes de la AMEH por visitar el recinto citadino.

La imposibilidad de visitar Palacio Nacional no bajó los anímos del grupo de la AMEH, al contrario, de manera improvisada bajaron frente a Bellas Artes y decidieron tomar el tour que se ofrece en tranvía alrededor del centro. Las fotografías que reproducimos narran el trayecto.

Después de la visita a la Alameda, a la Casa de los Azulejos, al Hemiciclo a Juárez y la Torre Latino, el convoy de pacientes y cuidadores de la AMEH retomó su camino de regreso a la Asociación. Al parecer, lo que más se disfrutó fue platicar las aventuras a la hora de comida, ya que se escucharon las historias, entre risas, por cada uno de los pacientes.

¡Acompáñennos cada día lunes en una nueva aventura!
 
.
.

.


.


.







 

.

.

.

 .
.

lunes, 18 de julio de 2011

Los pacientes en Milpa Alta


El lunes 11 de julio la AMEH se trasladó momentáneamente a Milpa Alta.


Como cada lunes, la excursión significó a los pacientes una nueva aventura al sureste de la metropolitana. Más allá de Xochimilco, se abrieron camino entre la ciudad para llegar hasta el Santuario del Señor de la Misericordia, justamente dos meses después de haberse celebrado el décimo aniversario de su remodelación. 

El Señor de la Misericordia es uno de los patronos de Iztapalapa que, por sus actos milagrosos, se extendió hasta Milpa Alta. La historia cuenta que en siglo XIX los pobladores de dicha zona sufrieron una epidemia prolongada y devastadora que contaminó toda el agua del valle. Gracias a los actos del patrono, una fuente con agua de manantial surgió de entre las aguas epidémicas para salvar a la población del exterminio. Por ello se construyó el santuario actual, que tiene un cristo negro representativo por curar las epidemias.


 

 .


.

Los invitamos a asistir a la PRIMER JUNTA DEL AÑO 2018 , es importante que sepas cuales serán las actividades a realizarse en el año, así...