jueves, 14 de abril de 2011

Ahogamiento en la Enfermedad de Huntington, maniobra de Heimlich


Usualmente, al tragar, las vías respiratorias se cierran de manera automática en cuanto los alimentos se acercan a las zonas sensitivas, poniéndolas en marcha. La comida pasa, luego, al esófago y, por último al estómago. En la Enfermedad de Huntington, algunas veces, no se produce esa acción refleja dando pie a los alimentos entren provocando el ahogamiento.

Los cuidadores tienen que ser conscientes de la gran cantidad de dificultades para tragar, con ahogamiento y aspiraciones, que van asociadas a la Enfermedad de Huntington. Tienen que estar siempre pendientes de los indicios clínicos de problemas de asfixia, saber reconocerlos y buscar ayuda profesional, por ejemplo un logopeda. Los cuidadores también deben conocer las necesidades dietéticas de los enfermos para minimizar cualquier riesgo. Pídele al médico cita con un especialista en dietética.

La asfixia puede ser causada por:

- Una alimentación incorrecta.
- El entorno. Un ruido ambiental excesivo empobrece el nivel de concentración.
- La comida. Su consistencia y textura no son adecuadas.
- Comer demasiado rápido.

Es preferible que el enfermo permanezca con el torso levantado mientras come sentado. Nunca intente arrastrar los alimentos con líquidos, de esa manera sólo conseguirá aumentar la ansiedad del paciente. Los cuidadores han de conocer las técnicas de emergencia para poder usarla en caso de accidente.

Maniobra de Heimlich

En caso de ahogamiento, la maniobra de Heimlich ha demostrado ser de gran utilidad. Su objetivo es expulsar la comida de las vías respiratorias. Dicha técnica se realiza comprimiendo el aire almacenado en los pulmones hasta que su presión empuja la obstrucción fuera de las vías respiratorias. Ejercítese en esta técnica hasta que se convenza de que puede realizarla de forma rápida y efectiva si sucediera algo: no espere al último momento. Si le ayuda, practique con alguien hasta que lo convierta en algo familiar, asegúrese, además, de que los miembros de la familia saben lo que tienen que hacer y están preparados para ello. Probablemente se sentirá más seguro si copia las instrucciones básicas en una nota que pueda guardar en el bolsillo cuando vaya de visita o para tenerla a mano en diferentes partes de la casa.

Cuando el paciente está de pie:
Colóquese a su espalda y sitúe ambos brazos alrededor de su cuerpo a la altura de la boca del estómago (justo donde finalizan sus costillas). Una las manos y, como si se tratara de un puño, súbalas apretando rápida y fuertemente como un abrazo de oso, para desplazar la comida. Repítalo si es necesario.


Cuando el enfermo está solo:
Podría conseguir algo con efecto similar empujando su abdomen con fuerza mientras permanece apoyado contra el respaldo de la silla o contra la pared.

Cuando el paciente ha caído, no puede ser levantado o está tumbado:
Colóquelo boca arriba. Ponga ambas manos entre sus costillas y su ombligo, una por encima de la otra. Empuje rápidamente hacia dentro y hacia fuera. Si es necesario, repítalo.


Si no se produce una respuesta o usted se encuentra demasiado alterado, busque la ayuda de un profesional.

Fuente: La Enfermedad de Huntington, documento electrónico de la Asociación Corea de Huntington de Castilla y León
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los invitamos a asistir a la PRIMER JUNTA DEL AÑO 2018 , es importante que sepas cuales serán las actividades a realizarse en el año, así...